¿Por qué es importante mantener una temperatura correcta en tu explotación avícola?

La temperatura es uno de los factores más importantes a tener en cuenta en una explotación avícola, ya que puede afectar de manera significativa al bienestar y rendimiento de las aves. Por lo tanto, mantener una buena temperatura es esencial para garantizar una producción óptima y evitar problemas de salud en los animales.

¿Qué temperatura debemos tener? 

En una explotación avícola, la temperatura debe mantenerse dentro de un rango específico que depende de la edad de las aves, del clima en el que se encuentra la granja y de la función que van a desempeñar los animales. 

En las explotaciones avícolas para pollos de engorde, se recomienda mantener la temperatura entre 32 y 35 grados Celsius durante las primeras dos semanas de vidareduciéndola gradualmente hasta llegar a los 20 grados Celsius al final de la fase de crecimiento. En cambio, para las gallinas ponedoras, se recomienda mantener la temperatura entre 18 y 22 grados Celsius.

Para poder asegurar la temperatura óptima para cada etapa del animal, en GANAL realizamos de forma gratuita un estudio sobre la amortización de la ventilación de la granja. En él, analizamos la climatización de la explotación avícola, examinando los puntos de calor que producen las aves o los rayos de sol que entran, así la medida correcta del aire que se debe proporcionar. 

Beneficios de una correcta temperatura 

Mantener una buena temperatura en una explotación avícola nos proporciona una gran cantidad de beneficios. En primer lugar, ayuda a maximizar la tasa de crecimiento y producción de las aves. Cuando la temperatura es demasiado baja, las aves tienden a comer menos y crecer más lentamente. Por otro lado, cuando la temperatura es demasiado alta, las aves pueden sufrir estrés térmico, lo que puede afectar su salud y reducir su producción de huevos.

Además, mantener una temperatura adecuada puede prevenir enfermedades. Las aves que están expuestas a temperaturas extremas son más susceptibles a enfermedades respiratorias, ya que su sistema inmunológico se debilita. También pueden ser más vulnerables a infecciones y enfermedades transmitidas por insectos y parásitos.

Los sistemas de climatización de GANAL, tu mayor aliado 

Como hemos podido comprobar en el anterior párrafo, una buena temperatura en una explotación avícola es fundamental para garantizar el bienestar y la salud de las aves, así como para maximizar su producción. 

Desde GANAL conocemos la importancia de este factor, por ello, proveemos diferentes sistemas de climatización que proporciona una óptima calidad del aire en el interior de las granjas, eliminando, de este modo, el exceso de calor, la humedad y los gases CO2. 

Nuestro equipo de profesionales realiza un estudio personalizado de tu explotación para ofrecerte las mejores soluciones que permitan optimizar tu producción. En GANAL contamos con diferentes sistemas, como extractores, humidificadores, calefactores o sensores, que garantizan un perfecto control del ambiente sin contar con las condiciones climáticas. 

Además, para poder comprobar que todos los parámetros estén correctos hacemos uso de los sensores de la marca Dol-sensors, que ofrecen la mayor seguridad y calidad. En GANAL nos preocupamos por el bienestar de tu explotación avícola, garantizando los mejores productos y solucionando todos los inconvenientes que pueden surgir del uso de estos.   

Más novedades